sábado, 2 de enero de 2010

UN DÍA COMÚN Por Susana

“No estoy para esto. Se terminó. SE MUJER.”
Dicho esto dio un portazo y se fue.
-Pero Miguel, no te vallas!!! – gritó Celia desesperada a la vez que tropezaba con la alfombra caía al piso y perdía un lente de contacto azul.
Era el día más tremebundo de su vida y no podía decidir entre buscar el ojito azul bajo los muebles, llorar hasta morir, o salir corriendo tras Miguel.
Decidió (a medias ciega) cubrirse con un abrigo y salir tras su amor.
Al que nunca más encontró.
Al lente tampoco.


Llevaba un nudo en la garganta y un puñal clavado en el pecho, que eran removidos cada vez que encontraba en el cajón de su armario el estuchecito con el lente de contacto.
Tal vez debería tirarlo pero… salió tan caro!!!!!!
Si algún día lograba comprar otros tendría éste de repuesto, pensó.
Tampoco podía desprenderse del conjunto de ropa interior Push Up, con puntilla, cola Less rosa, y encaje negro que pretendía lucir esa noche terminal.
Había estudiado en detalle las fotos del catálogo de ropa femenina, sobre todo a la modelo rubia, con hermosos ojos azules.
Ella quería verse así, tal cual, igualita.

Cuatro meses después todavía estaba pagando la lencería.
El rubio ceniza, el alisado y las extensiones le duraron un par de semanas.
Si Miguel volviera ahora pensaba, soñaba, se encontraría con la Celia común y corriente, la -“zaparrastrosa” (como solían llamarla en la escuela cuando era niña) que limpia baños en un hospital,- se reprochaba a sí misma.
Hasta velas perfumadas tenía preparadas la noche del final, por correr tras Miguel se consumieron solas…que pena.

¿Qué falló? Todos los días algo le ajusta el nudo en su garganta y la obliga a repasarlo…tanta entrega, tanto abrazo, tanto roce, demasiado rouge? Los tacos altos? La ilusión? El desborde? Alcanzar un sueño inalcanzable?
¿Qué habrá fallado?

“No hay remedio”, era su conclusión a diario. Luego, un suspiro bien hondo y consolarse pensando que,…” sin un hada madrina que te banque, no hay cenicienta que aguante el presupuesto”!

28 comentarios:

Relevo dijo...

Pobre, le paso por vanidosa y por no mostrarse tal cual es

Buen relato

Saludos!

Carla dijo...

Me encantó este cuento Susi! Tiene drama y comedia, sos una genia!!!
BEsos!

SIL dijo...

De las tres opciones, me hubiera quedado llorando hasta morir, y habría perdido en la inundacion, el otro lente azul...

Pero, ojito! entiendo a Celia !!!!

Besos miles y miles , SUSANA.
:)

MariluzGH dijo...

¡¡qué bobo Miguel que se fue sin explicar a la pobre chica que sin tanto afeite era más bella!!

Delicioso relato, Susana :-)

Feliz 2010 lleno de musas

Duna dijo...

Me ha encantado tu cuento.
Tiene ternura, tiene la humanidad de la mujer derrotada, pero también el toque de la mujer que quiere estar "guapa" para su hombre, mas aún que para ella.

Ese suspiro, ese reconocerse por dentro, al perderle, merecería que el regresara.

Un beso,Susana

Violeta dijo...

Aunque es un poco tarde quiero darte las gracias por tus deseos y decirte que ojalá que el año próximo sea por fin el final de la "crisis" y que te traiga lo mejor...un beso enorme mi querida navegante!

Maria Susana dijo...

Pobre celia vanidosa se dejo envolver por un mundo irreal de “catálogos”
Quiso ser parte de una realidad que le ofrecían en cómodas cuotas.
¿Cuántas veces pensamos que la felicidad esta en una determinada marca?
Determinada figura estética adquirir, consumir, esquivar la realidad, tener más…
Y luego mas…para el afuera, para mostrar, competir, ser “la chica del catálogo”
Lo que vende la tele, las revistas, los afiches en las calles. El cielo ya es poco
Mucho mejor es cambiar el auto, cambiar todo, una buena cirugía y seremos mejores maquillaje por aquí, un relleno por allá…
Y cuando con todo eso no alcanza nos preguntamos ¿Qué habrá fallado?

Susana.

Angus dijo...

Me gusta lo que has escrito.

Lasosita dijo...

¡Qué escena más gráfica!

Me ha gustado mucho, las mujeres, a veces, estamos tan despistadas por todo lo que nos rodea y lo que de verdad deseamos...


Abrazos y saludos.

Francisco Javier Gil Delgado dijo...

Me encantó tu cuento, enhorabuena.
Muy bueno.
Aprobecho para felicitarte a tí y a los Kapasulinos por el nuevo año que hemos recien estrenado
Un saludo
fj

Ligia Melo Martínez dijo...

A ver, Susana...aqui entre nosotras, dime la verdad....Miguel se queria ir desde hace mucho...verdad?

Muy bueno, felicidades!!!!

Maria Susana dijo...

Ligia, jaaaaaaaaa capaz nomás..!!!

SUsana dijo...

Pobre, demasiado artificio para retener un imposible.
SUsana

beker dijo...

Tal vez dio el primer paso para ser más feliz... abrazos

Con tinta violeta dijo...

Muy bueno Susana: una mujer vale por lo que es y no por lo que se eche encima o lo que gaste...sino por lo que invierta en cultivarse a sí misma, desarrollar su personalidad, su creatividad...
me gustó tu relato. Ojalá muchas reflexionen y dejen de ser "fashion victims".
Y eso no quiere decir que no me guste una mujer arreglada, guapa, con ropa que le vaya, y unos buenos tacones cuando la ocasión lo requiera...pero debajo ha de haber algo mas...
Por cierto, esto me recuerda que he de ir a la "pelu", para hacerme un corte de pelo lindo, ja, ja,
Buen comienzo del año en este taller literario. Felicidades.
Un cariñoso beso.
Paloma.

04 dijo...

No he seguido a menudo este blog, pero es interesante.

Saludos.

Paula Olivieri dijo...

jeje! yo misma he comprobado que no sirve de nada echarse todo encima, porque lo que menos miran los hombres es eso! Su impacto visual pasa por otro lado, jamás notan si nos teñimos el pelo y esas cosas pero jamás dejaremos de pretender vernos bellísimas y lookiarnos esplendidas, es así la cosa…
Muy divertido tu relato!
besos

antonio dijo...

A veces la rutina deja a la belleza a la altura del suelo.
Saludos, buen relato.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Cuento de realidades como puños... Encantador.

Saludos a todos.

Paco Alonso dijo...

Gracias por la visita y comentarios en mi blog, el tuyo es muy grato e interesante.

Te enlazo para seguirte mejor.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

O. dijo...

Un anciano, superviviente de Mauthausen y obsesionado por la justicia, un nazi huido e instalado en Cambrils y un profesor de instituto son los personajes de una trama que juega entre el pasado y el presente, y que se resuelve de forma inesperada y sorprendente. Si quieres saber más: opalazon.blogspot.com

LA GORDA dijo...

Queridos kapasulinos, es una pena que me haya raptado madeja no sólo eso me ha amordazado y me es imposible por ahora modular palabra alguna sepan ud comprender a este pobre poseído.
Buen año, besos carla Maria susana, lisandro etc...

Alexis dijo...

vaya!
que cuento mas ..inetresante
la vanidad!!

jajaja
me gusto

saludos a la autora o autor de este cuento!

el oso dijo...

Ay, ay, ay... cuántas verdades todas juntas.
Muy bueno, María Susana, un reflejo de lo que nos sucede cuando forzamos la realidad a que encaje con nuestras fantasías.

Un gran arranque para el 10!

Besos

Norma Ruiz dijo...

susana:
es un relato realista.
muchas mujeres estan pendientes de la moda, cirugias, y todo lo que aparezca en el mercado consumista, todo se puede comprar.
menos la creatividad y la identidad.
me gusto mucho susi.
me gustaría que continues con el relato.
besos y buen inicio para éste año-

don carlao dijo...

los felicito por el avance q tienen y por seguir regando la red con sus historias tan lindas

Verbo... dijo...

Todavía
salen a buscar amor.

Un beso.

BELMAR dijo...



Que el año que comienza nos traiga energía e inspiración para crear mundos deseables y habitables desde la palabra empeñada. ¡La imaginación al poder¡ ¡A conquistar la realidad!

Un gran abrazo para ti.


«Cada rincón de un minúsculo florecer se hace cotidiano tras la palabra hasta habitar lo des-habitado como infante frente a la hoja en blanco.»

BELMAR