miércoles, 10 de septiembre de 2008

Amarte.

Me tomo todo el tiempo.
El tiempo que me sobra
y el tiempo que me faltó.
El que no me quisieron dar,
el que me mezquinaron
y el que no me sirvió.

El tiempo que perdí,
el tiempo que olvidé,
el que dejé esperando
y con el tiempo lloré.

Aquel que me acorraló
todavía lo miro a los ojos.
Aquel que me juró
que pasaría pronto.

Aquel que me mintió
y terminé corriendo,
Aquel que me tranquilizó
y lo empecé amando.

El tiempo fue aquel que me vió
jugando sin vergüenza
a ver en cuántas horas
encontrabas la sonrisa aquella.

El tiempo te reveló de a poco y con paciencia
que era yo quien volvía el reloj,
para encontrarnos de vuelta.

Con el tiempo aprendí a ver hacia adelante
a imaginar el tiempo juntos,
de los minutos que todavía no contaste.

Porque el tiempo me contó el secreto
de lo que tu espera me mostraba.
Los minutos no se acaban
el tiempo me espera,
el tiempo me alcanza,
para amar, el tiempo que sea,
para disfrutar, el tiempo que quiera,
porque puedo soportar el tiempo que venga.

El tiempo camina al paso de tu cabeza
Si estoy a tu lado, el tiempo no me pesa.
Si estoy con vos, el tiempo no me cuesta.

No necesito del reloj para saber que es tiempo de querer,
como no necesito luz, para poderte ver.

Porque el tiempo me enseñó a sentir.
Sentirte al tiempo que te amo
amarte al tiempo que siento
y que el tiempo no pasa,
si de amarte se trata.

4 comentarios:

Panchuss dijo...

noe:

que bueno, no tengo mas palabras para definir tu poema.
pancho

Ivan Ignacio dijo...

Muy buena la poesia, me la imagine cantada por Lerner aunque ya exista un tema llamado asi, (es de 7 delfines) este es mucho mas intenso y coherente.

Sil dijo...

Uy !! si pudiérmaos ponerle música, yo elegiría a Joaquín Sabina , con sus frases de vaivén.
Precioso poema.
Más que declaración de amor, obra de arte.

Un saludo.

Sil dijo...

DIGO: pudiéramos. Vale