lunes, 4 de mayo de 2009

Las cosas que hace soñar el mar por Iván

Un frío viento llegaba desde la costa, la marea empezaba a mojar poco a poco la arena seca. Hugo se apartó de la inquieta linea del mar, juntó un tronco y una ramas y prendio una fogón para darse calor. La caotica luz de la lumbre fue el único espectaculo de la noche, pasó las horas mirando el horizonte.
El viento no dejó tranquilo al fuego por un instante,refrescó con intensidad su insolada humanidad de un inmovil Hugo.
Habia soñado que su único hermano, volvia luego de un año en el mar un dia domingo; soñó que bajaba del pesquero y la vida volvía a ser como antes.
El domingo siguiente tambien estuvo en la playa esperando, cuando llegó medianoche, fue lunes y tuvo que volver a su casa, vio a la prometida de su hermano llegar a la playa.
Le dirigió una mirada complice, vendria a esperar tambien, en el sueño de ella era lunes cuando su novio arribaba.
Con el tiempo, Hugo ya no pasaba un dia a la semana esperando a su hermano, ahora pasaba uno y medio, le hacia compania a su cuñada en la madrugada del lunes. Con el tiempo fueron haciando una confianza mayor a la que tenian, se conocieron mas, ya que apenas habian hablado en el pasado a no ser por las largas charlas en las noche de playa.

Nunca se habia dormido en su puesto de espera. Habia pasado un año hasta que se durmió por primera vez, soño que: su hermano bajaba del barco y le daba un anillo para que se case con su propia cuñada. El sueño se vio interrumpido por la mujer del recien soñado deseo.
Hugo estuvo un mes sin ir a la playa, hasta que pudo juntar valor y volver; Al verla enmudecio, ella le conto un sueño, uno donde alguien bajaba del barco a desposarla, esa persona era Hugo.
Quiso besarla, pero no pasó, ella no quiso.

Esa medianoche hubo un silencio incomodo, no se escucho ni las chispas del fuego, ni los latidos del corazon, ni el ruido del mar.
Fueron minutos que parecieron meses, solo corto el paso a la eternidad el ruido de un barco, un barco que atracó en la playa, de donde bajo la persona esperada. Hugo le conto su sueño y su mujer le dijo que queria casarse.
Pero poco interes demostró, solo aclaro que su vida era el mar y nada mas,en dos años mas volvia.
Lo esperaron con tanto viento en la cara, vieron partir el barco, cuando la luz de su cubierta se apago en el horizonte.
Hugo se le acercó, quizo abrazarla, pero esta se alejó; Estaria dispuesta a esperar otros dos años
Entonces las miradas se dispersaron y quedaron ellos dos, solos

26 comentarios:

caminante dijo...

Un enorme placer poder conocer y leer a otro miembro de este magnífico taller.
Me gustó el relato. Epero cada una de sus entradas.
Un abrazo
Juanjo

M. Angel dijo...

Placer entrar en este blog y leer esta historia tan bonita.

Saludos sinceros.

Ivan Ignacio dijo...

Gracias caminante, el gusto es mio.

gucho lakra dijo...

està paja tu taller
saludos de chimbote
a ver si te agregas a mi blog
un abrazo desde perú

Carla dijo...

Muy buen trabajo Iván, me encanto como lo relataste.
te quedo precioso!

Maria Susana dijo...

Muy buen trabajo Ivan y a la velocidad que lo creaste, estupendo.
un abrazo.

Panchuss dijo...

Ivan:
el relato me dio esta sensacion:

va...
y viene...
va...
y viene...
como el mar.
un abrazo

panchuss

Florence dijo...

Me gustó la historia :)
Y lo que me firmaron es un chiste AJAJ
Saludos ^^

Netomancia dijo...

El deseo de uno no siempre es el mismo que el otro. Excelente forma de reflejarlo en este relato, en el que un triángulo de amor extraño, donde un hombre ama a una mujer que a su vez ama a un hombre que ama al mar, pero en cada caso sin que exista reciprocidad.

Francisco J. Gil dijo...

Maravillosa la forma en que lo relatas, buena historia.
Un abrazo Iván
hs

anapedraza dijo...

¡Hola Iván!

Me ha hecho vibrar, el post es excelente y alabo tu gusto al narrarlo.

Además deja un poso al final de relamer.

MIGUEL

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

muy lindo!

Adrisol dijo...

gracias a carla, te conocí y me pareció estupendo este relato!!!!!
gracias por compartir.
besos

don carlao dijo...

me gusta mucho cdo las historias hablan de sueños te felicito

Rubén el Navegante dijo...

Hola agradezco tus palabras
y quiero dejarte estas:

Quedarán las tardes de invierno
anidando en la inquietud
de los fantasmas,
las sombras en la madrugada,
los faros avistando
el naufragio de mi barca,
varando a dos centímetros
de tu isla sin latitud.

≈ Estrellita ≈ dijo...

MUY BELLO ESTA ESTE RINCON, HERMOSAS POESIAS LOS FELICITO, BUENAS TARDES A TODOS.

ONUBIUS dijo...

Complice el mar de multitud de historias contadas, donde sus vaivenes derrochan el querer y no poder de quien divide su corazón en dos...
Abrazzzusss

Antoñi dijo...

Relatas muy bien, logras con facilidad que el lector se sumerja en la trama del relato…
La historia preciosa, el mar siempre sera mi fuente de inspiracion mayor… Besos, Antoñi

Noelia dijo...

Me resulta extraña la forma que tenés de escribir tus relatos, y por cierto, muy atrapante. Me gustó mucho...lleno de iluciones semirrotas, y esperanzas borrosas. NOE!

Alma Mateos Taborda dijo...

Muy bueno todo en este blog, ha sido una provechosa caminata. Me encantó y te sigo.

Charo dijo...

Hermoso relato amigo! me ha gustado mucho.
Que tengas un hermoso, fin de semana.

Un saludo

eli dijo...

Están hermosos todos los relatos que hay en el taller!!!!! felicitaciones y veré la forma de pasar mas seguido a deleitarme con la lectura!!!!!! un abrazo

el oso dijo...

Llego un poco tarde, pero quiero decirte Iván que tu relato me gustó mucho, que refleja muchos de los amores soñados de la vida real y muchas de sus frustraciones. Que lo hiciste de gran manera, con un relato fuerte y auténtico. Te felicito.

ALGUIEN EN EL MUNDO dijo...

El que espera, desespera...y el que viene...nunca llega diria un dicho popular.... suele pasar que en la espera, vamos cambiando posturas, primero esperamos con ansias y mas luego con desgano....con amor y tambien con confusion que a pasado aqui?

un beso mi vida

Lisandro dijo...

Buenisimo el cuento Iván... Cada cuento tuyo, es una historia diferente... capitulos diferentes podria decir, de un gran productor... un abrazo

Silvia Beatriz dijo...

Muy buen relato, Ivan. Me gustó mucho.
Saludos!