jueves, 5 de noviembre de 2009

Relato fantastico en una villa sin fin ni principio por Iván

El Galpón

Amaneció un día y ya estaba ahí, no se sabe quien lo trajo, o quien lo armó. Al principio no le dieron importancia, la gente de la barriada le fue indiferente, los únicos asombrados fueron los vecinos más próximos.

-En ese lote estaba la casa de los Peñalba.-
-También ocupa algo de mi terreno.- se quejó más de uno
Que se levante un galpón en un día, no es misterio para nadie que no viva en la proximidad. Pero que de la noche a la mañana levanten un galpón, que ocupe parte de tu terreno y no hayan hecho el mínimo ruido, eso sí es un misterio.

Desde mi casa (una de las pocas de dos plantas en ese asentamiento) se lo podía ver bien, ya que está desde mi ventana cruzando la calle.
El galpón ocupaba un área de diez por veinte, fue difícil medirlo, por que cortaba paredes y pasillos de la villa. Tenía una altura calculada de diez y un techo a dos agua con mínima pendiente. Estaba cubierto por chapas de zinc sin pintar y extrañamente no tenía puertas, ni ventanas ni aberturas. Otro misterio, el segundo.

¿Qué paso con los Peñalba? ¿Están adentro? ¿Cómo van a salir?
Un día mientras todos estaban debatiendo en la vereda, alguien dijo: -Al fondo del pasillo no vivía un viejito-. Nadie respondió, todos pensaron un rato. -El que trabajaba en el puerto y se jubiló, ese que caminaba con el bastón.- agregó
Ahí lo recordaron, y era cierto... la casa del viejito también habría quedado debajo del galpón. Más misterios, de esos que asombran mucho y preocupan otro tanto.

Algunas noches se podía ver salir de entre sus duros chapones, vapor de agua, como si adentro alguna actividad estuviese ocurriendo.
Todos los días desde que había aparecido, semejante mole metálica, los vecinos se juntaban a partir de las seis a debatir y hablar sobre el tema. Cada vez era mayor el número de disertantes y curiosos. Fue una tarde que Ángel Cejas propuso hacer un relevamiento:
-Tengo un limonero, y antiyer estaba a metro, metro y medio, y ahora ta ahí nomas. Al ladito. Casi que me lo arranca, me dobló todas las ramas. No puede ser esto.-
Entre todos fuimos a su patio, cada vez más reducido en lo que respecta a superficie.
Era cierto lo que había dicho Angelito. El piso era de tierra seca, sin césped. Donde la chapa termina y se apoya, había una acumulación de tierra removida, como si se hubiese arrastrado. ¿Misterioso no?

La noticia se corrió por todos lados, y al otro día las personas ocupaban ambas veredas y la calle .El patrullero rondaba con frecuencia. Sospechaban de los vecinos. Las órdenes de allanamiento ya habían sido pedidas al juez.
Entre tanto tumulto apareció la barra de: "El Martuco", tenían un fama de "pesados". Atropellaron prepotentemente para abrirse paso y con una escalera se metieron por el pasillo y sin dar explicaciones la apoyaron sobre una de sus paredes. Venían a desarmar todo y a vender las chapas. Nadie dijo nada, no hubo quejas ni reclamos, porque tal vez era la única vez que una actitud mafiosa hacía algo bueno por el pueblo. Un tal "Negro" se subió primero al techo, era muy delgado casi esquelético. Después subió otro, a ese lo conocía, era Kike Flores, cuando un tercero estaba en ascenso, la escalera se cayó, pareció estar bien apoyada, quien estaba en ella solo sufrió un golpe cuasi mortal. Kike se asomó a ver, e inexplicablemente fue a parar al suelo, nadie lo empujó, solo sufrió un traumatismo.
-A mí como que... me empujo el piso. No sé cómo explicarlo,- dijo Kike.
Arriba se escuchó ruido de chapas y el típico ruido de cuando algo golpea el piso de tierra.
Nadie sabe que le pasó al "Negro", desapareció ahí arriba, nunca más se lo vio.
-Se lo habrán tragao las chapas.- dijo uno.
Caras de susto y angustias solo se vieron en ese momento por el pasadizo.

Después que la ambulancia se llevo al malherido, y sin preocuparse mucho por el desaparecido. Decidieron no volver a subir y empezar a desarmar desde abajo. No había remaches ni pernos visibles, ni siquiera cumbreras.
Palanquearon entre dos una chapa con una barra, les dio bastante esfuerzo, la doblaron, cuando la elasticidad fue vencida, uno de los fulanos se agachó y se asomó. Se movió horrorizado, estaba agitado y no pudo hablar bien de corrido. Cuando se recompuso dijo:-Esta...la cabeza...de...Javier ("El Negro")-.
"Martuco" se asomó, y en un acto sobrenatural la chapa se dobló, a su posición natural, arañando y despellejando violentamente parte de la cara de éste.
Fue este hecho lo que provocó que desenfundaran sus pistolas de 9mm y comenzaran a vaciar los cargadores contra la susodicha estructura.
Cada impacto dejaba un orificio que tardaba no más de cinco segundos en ser remendado desde el interior con otra chapa.
Tomaron sus cosas y así como vinieron se marcharon.
¿Como y porque fue que pasó esto? Misterio. Misterio. Diría Roberto Arlt.

"La Vieja del kiosco" tenía en un rancho pegado a la casa de los Peñalba, pero con ingreso por la otra calle, la perpendicular. Vivía sola en una casa de ladrillos huecos y techo de madera.
Fue una madrugada que un ruido alboroto a la gente. Y ese alboroto me despertó, desde mi ventana pude ver todo. Entendí el porqué de esa reacción, pero me quedó la sensación de que había más cosas inentendibles.
El galpón se estaba desplazando con movimientos lentos y flexibles, como una oruga metálica sin anillos. Lo hacía sobre la casa de "La Vieja", derrumbando sus muros y techos, aplastando las pocas cosas que tenia, incluso a ella misma, que desde el interior gritaba.
En la vereda todos estupefactos, nadie hacia nada.
¿Qué le pasó a la pobre vieja? ¿Como carajo se puede semejante cosa? ¿Que corno pasó acá?

Me dormí intranquilo, estaba muriendo gente conocida. Eran las 2.A.M, en 3 horas me levantaba y entraba a trabajar.
Cuando amanecí, ni pensé en lo ocurrido, tomé mi habitual mate con criollitas y bajé. Ya en la calle encontré gente que se acercaba de todos lugares. Estaba Angelito, me le acerqué.
-¿Qué pasó?-Pregunté a Ángel
-Se jué, desapareció.-
-¡¿El galpón?!-
Asintió feliz, tenía una sonrisa larga, se lo notaba relajado.
Once días estuvo, como vino se fue, se llevo varias personas. Dicen que reapareció por la Villa Banana en Rosario, por Campana, En La Plata en tres lugares distintos y en muchos lugares más, ¿donde está? si puedo lo voy a ver.
Me gustaría entrar, quiero ver que mierda hay adentro.

43 comentarios:

Carla dijo...

Me encantó Iván! Es un cuento sin principio y sin final. Dejas al lector toda la imaginación de que es de que se trata, y sí, tiene muchísimo misterio.
Te felicito!

Carla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SIL dijo...

A todos nos gustaría saber ...che.
Misteriosa aparición, acción y desenlace.
Misterio absoluto, con el suspenso a full.
Será cuestión de cada uno, tratar de resolverlo.
;)
Un abrazo.

Ana dijo...

Me ha encantado Ivan...

Muchos besitos.

Lasosita dijo...

Qué valentía la del protagonista... puede más su curiosidad que la precaución...

Misterioso asunto, que me gustaría conocer... quizás entrando?


Un abrazo, Iván y gracias por pasar por mi lío de papeles.

HUMO dijo...

Este tipo de relatos son los que mas me gustan, por la generosidad que el autor entrega el texto para que uno lo interprete con la mayor libertad, librado al azar de la inventiva o imaginación del lector.
Te felicito.
gracias por el hermoso mensaje que me dejaste.

Cariños!

=) HUMO

Adrisol dijo...

me gustan los relatos de misterio..
cuándo no tenés idea para dónde vá a ir...
te atrapa!!

gracias por compartir y felicitaciones...

besossss,amigo poeta

el oso dijo...

No hay que fiarse de os galpones, por mansitos que parezcan. Por eso yo dejé de trabajar en un taller y me dediqué a la docencia. Temía que me coma el galpón. O al menos es una buena excusa...
Buenísimo, Iván, abrazo

Verónica dijo...

Escelente relato Iván, me encantan los cuentos de misterio e intriga que te dejan con las ganas de saber más jeje

Un beso y feliz fin de semana!!!

Anónimo dijo...

Gracias a todos por comentar, me alegro que les haya gustado, la idea era ser mas absurdo que misterioso, pinte de gris y me quedo blanco.

Iván

Silvia Beatriz Giordano© dijo...

Ivan: me recordó el estilo de Stepehen King. Mis felicitaciones: me encanta el misterio u más con final abierto.
Muy bueno.
Los Kapasulinos tienen el Blog de Oro para retirar en http://belenprosayverso.blogspot.com
¡Besos!

JR dijo...

Ivan a veces debemos dejar que la intuición nos guié, lo digo por tu comentario, que pintaste gris y se ve blanco. El relato es bastante misterioso, con suspenso y eso atrapa.

Besos y agradezco tu visita por mi espacio.

Duna dijo...

Buen relato, Ivan. Que el misterio y la intriga nos guien hasta el finla.
Te felicito.

Buen fin de semana.
Un beso

mariarosa dijo...

¡¡felicitaciones!!

Un relato misterioso e inquietante, muy bien logrado el interes del letor, me gustó.

mariarosa

Ligia Melo Martínez dijo...

Iván:
Me encantó tu relato porque soy fanática del estilo fantástico!!
Me parecen muy apropiados el titulo, principio, nudo y un desenlace en el que nos dejas el libre albedrío de la imaginación.
Más que felicidades para ti!!!

anapedraza dijo...

Me has hecho recordar a Borges, así que fíjate la calidad de tu cuento.

¡Un abrazo!

MIGUEL

Con tinta violeta dijo...

Muy bien Iván...un galpón que se traga a unos cuantos y sin explicación posible...¿Era un galpón? Al menos en apariencia si...pero..puede ser cualquier cosa bajo el aspecto de cobertizo...lo mejor cuando los de la barra se ponen a intentar desmontarla con esa actuitud chulesca (orgullosa y presumida).
Y bien al dejar el final abierto con la puntilla de la curiosidad del narrador.
Saludos.
Paloma

Mariluz dijo...

¿Me prestas tu galpón, amigo?... hay por aquí unas cuantas "gentes" que deberían desaparecer entre sus paredes
;-)
fantástico y bien llevado el relato ¡¡me encantó!! me recordaste los guiones de Chicho Ibáñez Serrador ¡el maestro!
un abrazo... no, mejor dos

LA GORDA dijo...

interesante! (que no es poco)

Mannelig dijo...

Muy bueno, de veras, hasta la forma de hablar de los personajes se adapta como un guante...

joselop44 dijo...

Es estupendo Iván. me has sorprendido.
Saludos

Lisandro dijo...

Ivan, desde que vengo leyendo tus trabajos, este es mi preferido amigo!!! me quede a pura expectativa!!! un fuerte abrazo!

Fernando Rocchia dijo...

EXCELENTE RELATO!!!

Norma Ruiz dijo...

Ivan:
interesante relato.
besos

Ivan Ignacio dijo...

Mariluz: No comparto la idea de desaparecer personas, por que acá de este lado del Atlántico cuando yo era un bebe, desaparecieron infelizmente 30.000mil personas. Mi cuenta es perverso pero poco tiene que ver lo que escribo con lo que pienso, me atajo, es cierto, pero el que me conoce sabe que soy bromista y no soy perverso.
no digo que lo sea quien comente así, tal vez por vivir en otro país uno no sepa de la historia de otro hace 33 años atrás(no tiene por que).
Si alguien se sintió ofendido pedimos disculpas, se que Mariluz tiro una broma, y lo mio es solo ficcion no que nor efleja dieales.
Gracias Mari por compararme con un grnade ( que desconozco su obra, jeje)
Saludos y abrazos, mejor tres

Mariluz dijo...

¡¡¡Perdón perdón perdón!!!
No tengo palabras para solicitar que me disculpe quien se sintiera ofendido... conozco -por mi edad- las horribles cosas que han vivido en tu país.
Pedía que desapareciera la banda terrorista que nos está masacrando aquí en España... pero tienes razón amigo mío, no tengo derecho a pedir la desaparición de nadie (me igualaría a ellos)... ha sido una broma desafortunada
.
.
.
perdí las ganas de hablar de Chicho Ibáñez Serrador, disculpa. Otro día ¿sí?

without dijo...

Historia atemporal e interesante relato ;)

Besos

Ana dijo...

Enhorabuena por el premio...Y gracias por acordaros de mi...Me ha hecho una ilusión enorme.
Mañana lo postearé en mi blog.

Muchos besos.

Marien dijo...

Un buen relato de misterio e intriga. Al final todos tenemos curiosidad.
Abrazos

delfin en libertad dijo...

Me gusta la forma como logras mantener la atención de principio a fin en tu relato. Excelente. Un abrazo.

Angus dijo...

Espléndido relato. Te felicito.

M. Angel dijo...

Iván, me encanto esta narración tan fantástica.

Saludos

Relevo dijo...

Nos has convertido a todos en detectives :)

Un saludazo!

Ivan Ignacio dijo...

Mariluz: No hay problema, fue más lo que yo abrí el paraguas que lo que mal entendí, ¿por que abrí el paraguas? por que los argentinos nos apresuramos a señalar con el dedo y decir cualquier cosa. Como lo hice yo
con tu comentario. Yo también te pido disculpas a ti Mariluz.

Alodia dijo...

Un relato fantástico, lleno de imaginación y con un final sorprendente. Felicidades para ti y un abrazo a todos los amigos del taller.

Pequeños Soles de Noe dijo...

Me ha encantado si me dejas usarlo con mis niños te lo agradeceré, tiene todo lo que busco para hacer desde lo fonoaudiológico, en mi taller de lectura con los chicos de la escuela cuadra sensacional!!

Un abrazo grande a vos y a todos los Kapasulinos

Noe

Basurero Usurero dijo...

Sin principio ni fin, vaya tú. Suerte.

Sergio Alvarez dijo...

Muy bueno Iván, por las dudas mañana mismo desarmo a mazazos el galpón del vecino

Anónimo dijo...

Pirincha, esta bueno este cuento. La verdad me habías anticipado algo en el casamiento de Gonzo y se te notaba orgulloso. Y hay con que, es muy SirPi Style.
Congratulaciones y mis mejores auspicios.

Noelia dijo...

Iván, todos los textos que conozco tuyos tienen un dejo de suspenso que me encanta, vuelve tus cuentos atrapantes ahasta al final... bueno...sin final... mejor desde el principio... si es que podemos comenzar...
Besos ivan!!!!!
Noe

Ivan Ignacio dijo...

GRACIAS A TODOS POR PASAR Y TAMBIEN A QUIENES COMENTARON, INCLUYENDO AL POLEMICO BASURERO USURERO.

José Del Moral De la Vega dijo...

Un relato misterioso y muy interesante.
Enhorabuena, Ivan.

Maria Emilia dijo...

buenisimo IVAN! es genial,,, desde los nombres , la descripcion del lugar la gente todo!!!!, me llevaste al lugar tan misterioso,,,mmmmmm....en que te abras quedado pensando,,,yo en muchas opciones, asique ,, no puedo decir mas que genial, me encanto..
emi