viernes, 14 de mayo de 2010

TALLER ABIERTO MAYO 2010

Como ya todos saben una vez por mes publicamos el trabajo de nuestras visitas.
En este caso nos visitan Silvia Zappia y Marina Cecilia Kohon.
A continuación encontrarán una pequeña reseña de cada uno, luego, para leer sus textos, cliqueen "leer mas".

Silvia Zappia (Rayuela) es de Mar del Plata, Argentina. Es Pisciana, nacida el 26 de febrero de 1957. Tiene dos blogs maravillosos que recomendamos vistitar: En-zigurat y El Taller
Hoy nos regala: Significante

Marina Cecilia Kohon, nació en Mar del Plata, vivió en Neuquén y luego en Bahía Blanca, ciudad en la que reside. Es profesora de inglés y escribe en el blog:
Bahía Salitre
Nos regala su texto Sincronicidad


Significante por Silvia Zappia
Un día decidió volver. Así, sin más. Cerró la casa y salió, sólo llevando lo puesto. Caminó por las calles baldías del pueblo y llegó al páramo. Tardó en cruzarlo incontables días y noches, hasta encontrar el río azul y fragante en un amanecer polvoriento. Para entonces ya casi no recordaba desde dónde había partido. Bordeó el curso del río, subiéndolo hacia el poniente. Para eso tardó tantos días y tantas noches, como tantos días y tantas noches tragarían sucesivos solsticios y equinoccios. En este punto ya no sabía cuál era el tiempo del sueño o de la vigilia, y hasta había olvidado el hambre. Cuando el río se abrió en una salitrosa y sórdida laguna amarilla desvió sus pasos hacia los pastizales, y desde allí subió la sierra con la guía de las estrellas y descendió al valle con la luz del sol. Para entonces, además del olvido del hambre, ya no sentía ni calor ni frío, ni dolor en la árida piel de los pies. Ya no recordaba cuántos pájaros habían cruzado los cielos, cuántos animales se habían agazapado en el camino y cuántos hombres y mujeres habían vuelto la cabeza a su paso. Tampoco sabía, ya, de qué color habían sido sus ropas ni cuál había sido el largo de su pelo. Sólo recordaba el significado de ciertas palabras.
Cuando entró a la ciudad amurallada de colinas y sauces, el sol reventaba en el oeste. Saludó a las gentes con las que se cruzaba, obteniendo por respuesta miradas con el silencio de lo extraño. Nadie comprendía su voz ni su significado.
Al llegar a la plaza sólo una persona vibró ante su fosforescencia y admiró el color de té que había adquirido su piel en los años de camino. Sólo una persona comprendió su lenguaje. Sólo una persona había estado esperando.


Sincronicidad por Marina Cecilia Kohon
I
Las luces del pasado se han vuelto
acéfalas

II
fugaces hálitos de un fotograma
-sin código de barras-

III
se fraguan en el pecho
con la sincronicidad de las olas

IV
se burlan de la singularidad
del instante y las bifurcaciones del camino

V
e imprimen tu iris imperturbable
ante la hondura del amor y su estela.

20 comentarios:

Carla dijo...

Rayuela: A veces solo una persona que nos reconozca vale todo el camino recorrido. Es hermosa esta prosa. Me encantó.

Cecilia: Tu poesía tiene vida propia, me encanta el vocabulario que utilizas, hace que la poesia sea intensa. Me gusto mucho.

Con tinta violeta dijo...

Rayuela: hermosa narración de un espíritu valiente que deja todo, hasta los recuerdos...y reconfortante final: ya que al final es reconocido por algún igual.

Preciso poema de Cecilia, las palabras, la cadencia...

Una selección estupenda Kapasulinos!
Abrazos

SIL dijo...

Significante es el destino, no importa cuánto camino haya que recorrer, si alguien que nos importa, nos espera...(vaya quimera)


Los versos de Cecilia hablan de una mirada intimidante y radiante;
y de una oda- bien merecida-
a esa mirada !!

Felicitaciones a ambas autoras.

Abrazo que abarque a la tropa.

SIL

Juan C. L. Rojas dijo...

Muy generoso, plausible, loable, este espacio abierto a otros poetas.
Felicitaciones por el noble objetivo y éxitos en tu taller.
Un abrazo Carla.
Juan.

Rayuela dijo...

es un placer publicar en este taller.
gracias a todos por los comentarios.

Y el poema de Marina, es realmente bueno, perfectamente "sincrónico". Me gusta muchísimo su estructura.

besos a todos*

ALA_STRANGE dijo...

buen blog

:)

ALA_STRANGE dijo...

le da posibilidades de expresarse a otra gente

Norma Ruiz dijo...

Rayuela:
hermosa narración de un contenido profundo.
sólo una persona habia estado esperando.
valió el recorrido.
el camino también puede indicar el final o principio de un destino.
besos gigantes amiga

Marina:
armoniosos versos.
te felicito.
besos

Paco Bailac dijo...

Un abrazo muy grande, amiga. Feliz fin de semana

Paco

elisa...lichazul dijo...

enhorabuena!!
que se les sumen más y más participantes y que sigan enriqueciendo su hacer literáreo

besitos de luz

Poetiza dijo...

Ambos textos preciosos, a las dos escritoras, felicidades por su narracion. besos, cuidense. Carla, gracias por compartir amiga.

TORO SALVAJE dijo...

Aún tuvo suerte, si yo volviera no encontraría nada más que vacíos.

El poema es exquisito.

Besos.

Rayuela dijo...

gracias,Norma, me alegro de que mi relato te haya gustado.

Toro:te esperaría el vacío? el vacío budista? entonces no estaría mal..

besos*

Rayuela dijo...

Gracias por tus felicitaciones, Poetiza!
un beso*

Rayuela dijo...

Carla, gracias por tus palabras.Yo vuelvo a agradecerte la publicación.

un beso*

Verbo... dijo...

Saludos a todos los del taller, bendita unidad.

Besos.

anapedraza dijo...

¡Hola!

A mi me ha encantado el relato de Rayuela, he vibrado con él.

Con respecto a "Sincronicidad", opinio que Marina Cecilia domina muy bien el lenguje, y sus versos riman con músicalidad.

Pero, me quedo con el de Rayuela.

¡Un beso a todos!

Miguel

Cecilia dijo...

Gracias Kapasulinos por la publicación, yo también estoy muy contenta de compartir con Rayuela, una co-terránea, y a todos los que han dejado su comentario les dejo mi abrazo.

Rayuela dijo...

muchas gracias anapedraza,
gracias a todos.

mil besos*

MariluzGH dijo...

Maravillosa prosa que me ha llevado hasta la plaza, después de sentir el paso del tiempo, y me ha dejado una melancolía: ¿habrá alguien esperándome y que me comprenda?
...
Logradísima sincronicidad entre rima y vida ya desde el primer verso, imagino mi propia vida como un fotograma sin código de barras
...

Gracias Kapasulinos por traernos arte del puro