martes, 14 de junio de 2011

ROMANCE DE UN AMOR CIEGO, por SIL



Voy a escribir una historia
que alguno habrá de leer...
y es la que cuenta del caso
de Don Ignacio Soler,
que a los cuarenta y monedas
no miraba a otra mujer
que a Doña Luisa del Campo,
(diez años menor que él)
tan grácil como los juncos
que el viento suele mover
y hermosa como el chispazo
del sol al amanecer.

- ¨Un trigal de ojos azules¨
solía decir Soler…

Viuda joven y sin hijos
coleccionaba un tropel
de candidatos posibles
para su vida rehacer.
Pero no acertaba el hombre
que la fuera a complacer,
y así, guardaba esperanza,
enamorado, Soler.

Se hizo el vivo, se hizo el pavo,
y todo pa´hacerse ver,
pero Luisa no mordía
la carnada de Soler.
Entonces, no quedó otra
que hacerse el ciego y no ver
(para ver) si despertaba
de la dama el interés.
Agotados los recursos
y con nada por perder,
con bastón y lazarillo
se puso a andar Don Soler.

Fue una mañana de octubre
cuando en medio del vergel
Doña Luisa percatóse
de la desgracia de aquel
vecino ciego tan joven,
-¡Vaya destino más cruel!-
se dijo y muy conmovida
le ofreció ayuda y café.
El lazarillo, sospecho,
que sospechaba de él,
o nunca cayó en la cuenta
o era cómplice (no sé...).

Lo que importa es que una noche
trás tanta charla y café,
Don Ignacio y Doña Luisa
con mala o con buena fe,
empezaron a quererse,
y se casaron (después)
de desnudarse de amores
y de dolores, también.
Don Ignacio, cada día,
se quería deshacer
de aquella mentira grave
que le pesaba a granel.
Pero pensaba temblando
que a Luisa podía perder
si confesaba el pecado
que lo uniera a su mujer.
Entonces, se arrepentía,
y le rogaba a Yahvé,
a Buda, Alá y a Mefisto,
que le dictaran ¡qué hacer!

Entre besos, rezo y duda,
por Dios o por Lucifer,
ocurrió que una tormenta
violenta al atardecer
rompió el ventanal gigante
del salón de los Soler.
Y en el rostro de su esposa
fue la explosión a caer,
hundiéndose las esquirlas
como en el mar un bajel.
Se oyeron gritos, la sangre
le tiñó toda la piel
y Don Ignacio, llorando,
la vio desaparecer,
confuso y desesperado
por seguirla no poder,
entre alarmas y enfermeros
que la alejaban de él.

Volvió Luisa a los dos meses
(que equivalieron a cien)
a la casa de su esposo,
a quién vio reaparecer
entre las sombras del patio
con la tristeza en la sien.
- Nada pasó, no te azores,
- le susurró a Don Soler-
mi vida está a salvo ahora
y no hay más por qué temer,
he regresado a tus brazos,
de donde jamás me iré.

-¡Qué suerte!- pensó la dama-
que Ignacio no puede ver
las horribles cicatrices
que quedaron en mi piel,
y así, por siempre recuerde
mi rostro tal como fue.

Al ver la mirada en paz
de su adorada mujer
Don Ignacio supo al fin
lo que tenía que hacer.
Guiñó un ojo al lazarillo
y saboreando el café,
la apretó contra su pecho,
cerró los ojos con fe,
y en el silencio sublime
¡más que claro pudo ver!
como dulce y lentamente
un fulgor de oro y de miel
inundaba la sonrisa
del rostro de su mujer,
tan grácil como los juncos
que el viento suele mover
y hermosa como el chispazo
del sol al amanecer.

- ¡¨Un trigal de ojos azules¨!-
(solía decir Soler…)

..................................................
...............................
..............
........
...
.
(Del Archivo de Las Últimas Palabras)
......................................
..................
........
...
.

25 comentarios:

Carla Kowalski dijo...

Amo este poema/cuento. Es uno de mis favoritos, creo que es el más lindo que te he leído...
Tiene una sensibilidad muy profunda.
Y llega al alma!

Norma Ruiz dijo...

Sil:
mientras leìa tu poema, recordaba a la novela española-La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades.
niña hermosa es un lujo leerte.
brillante-
besos a millones

La Rosa Púrpura dijo...

wooooow esta muy bonito tu poema :3

Señorita Andalucíana dijo...

Que lindo :)

Harold Diaz dijo...

Simplemente hermoso, hacia falta leerte, leer poesía que revive los versos de los maestros, los ritmos siniestros y casi perfectos de algunos grandes que llegan a la memoria al leerte Sil.
Simplemente sublime.

Narci dijo...

Me gustó y emocionó la primera vez que lo leí, y me sigue emocionando ahora.

Preciosa la historia y más aún su narración en impecables versos.

Besos

SIL dijo...

Agradezco infinitamente sus comentarios.

PD:

Harold !!
Qué linda sorpresa :)

Un abrazo a todos.

Prudencio Hernández Jr dijo...

Tiene la esencia de lo clásico..uno lo va leyendo y va quedando impregnado de los versos tan bien dichos..y que dicen tanto..y la trama se desarrolla con soltura y hasta de un modo alegre..que deja al lector agradecido de tan linda historia..
Un saludos desde Montevideo

SIL dijo...

La agradecida es quien suscribe, caballero.

:)

MAJECARMU dijo...

Sil,el poema es inolvidable,de hecho,no lo hemos olvidado,es digno de enmarcarlo.
Me encanta ese mensaje que nos deja,superando lo fisico y proyectándose a lo espiritual y eterno.
Mi felicitación y mi abrazo inmenso,amiga.
M.Jesús

HUMO dijo...

Sil, una vez mas es un entero placer recorrer tus letras.
Aprovecho para agradecerles a vos y a los chicos la posibilidad de conocerles la voz, es una manera de sentirlos aún mas cerca y que suenen familiares y hermosos.

Los felicito por el evento.

Cariños!

=) HUMO

SIL dijo...

Y encima nos vamos a ver en breve :)

Beso y gracias, Fer.

Gustavo Pertierra dijo...

¡Superlativo! con un aire clásico que atrapa y una mixtura de Quevedo y Calderón que parecen haber reencarnado en tu pluma.
Te dejo un abrazo portador de afecto y admiración.

SIL dijo...

Gracias infinitas, Gustavo.
Abrazo superlativo ;)

María Socorro Luis dijo...

Maravilloso Sil.

Con el encanto y la genialidad de siempre.

Mil besos, linda.

Soco

SIL dijo...

Gracias por llegar hasta acá SOCO !!!!!!!!!

besogrande :)

"Justo Poe", seudónimo del poeta Frank Ruffino dijo...

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank Ruffino.

FRANK RUFFINO dijo...

Sil: Me enlazo con mis dos blogs.

Os dejo esta disertación filosófica:

http://www.youtube.com/watch?v=dRu-NASAoUE

Abrazos,
Frank Ruffino.

David C. dijo...

una de las cosas más ricas de la vida es la fidelidad.

HUMO dijo...

No parás mujer, sos genial!!!

=) HUMO

Gingerale dijo...

Genial. Es muy dificil hacer una poesía tragicómica.
Me encantaron especialmente estos versos: "y se casaron (después)
de desnudarse de amores
y de dolores, también."

David C. dijo...

amar es lo más alucinante que puede pasar en nuestras vidas.

Jazzography dijo...

Simplemente me encantó.Me gustaría oir su crítica de mi poesía. Acá le dejo mi blog. Saludos.

http://photojazzmv.blogspot.com/

SIL dijo...

Gracias, Frank

=)

_________________

Cierto, David ...

_________________

Y así me va, Fer...

Beso y gracias !!

_________________

Gingerale marcaste versos que también son mis favoritos en este romance.

=)
Gracias por la observación

_________________

Cierto, David...

__________________

Jazzography

Gracias, ya pasaré por ahí =)
Un beso
___________________

RosaMaría dijo...

Qué ritmo y qué cadencia! Tiene algo de español y algo de gauchesco. Una belleza que me ha hecho disfrutar. Beso y felicitaciones.