viernes, 13 de febrero de 2009

EL CASTIGO PARA CARLA

"El castigo para Carla" fue una tarea que surgió en el taller a partir de una anécdota:
Cuando estabamos armando el blog, yo quise agregar la herramienta "Leer mas", y no se que paso que perdi y se borró todo lo que estaba en el blog. En ese momento comence a enviar mensajes de texto, mails, y todo tipo de "señales de humos" pidiendoles disculpas a mis compañeros, una y otra vez.
Lo mas gracioso fue que al otro día, pude arreglar el problema recuperando todo y como ninguno de mis compañeros ese dia habia entrado al blog, no entendian los varios mensajes y mail de disculpas.
A partir de ahi, de manera de broma, se le ocurrió a Pancho escribir un texto de tarea que trate "El Castigo para Carla".
Estos son los trabajos de algunos compañeros:


EL CASTIGO. POR NOELIA

El castigo es callar los pensamientos,
es olvidarte de lo que te enseñaron,
es pasar por alto tus más profundos sentimientos.

El castigo es tener que olvidar heridas profundas,
discusiones inconclusas,
y acciones sin freno.

El castigo es pasar por inadvertido.
Es ser una sombra oscura y dependiente,
ni siquiera viento.

El castigo es borrar el dibujo de ayer
y quemar las hojas de hoy.
Para olvidarte de lo que fue, y de lo que pudo ser hoy.

El castigo es no poder ser libre para soñar,
ni dormir cuando tenés sueño.
Es esperar las pistas que llevan a la salida del camino y al encuentro.

El castigo es cerrar los ojos
y enmudecer los labios.

Pero… acelera tu mano y revela tus ideas!

Por que aunque silencie,
aunque olvide,
aunque borre,
aunque escuche,
aunque queme,
aunque vele,
aunque no vea
y aunque no hable…
Puedo escribir.
Igualmente puedo pensar.
Por que el castigo no me termina de matar.
De algo te olvidás.
Por que si no mutilás mis pensamientos,
sigo existiendo.
Por que aunque no pueda ni soñar de noche,
tengo el día entero.






EL CASTIGO PARA CARLA. POR CARLA


Y en ese momento lo supo, con esa imagen que perduraría en su mente, durante mucho tiempo. Supo que se terminó.
Su vista clavada en aquella publicidad del padre jugando con sus hijos en una plaza llena de juegos. Lo vio reírse con ellos, jamás lo había visto sonreír de esa manera, jamás con ella.
Carla lo sabia, pero el golpe de verlo, ese frío en el pecho, esa sensación de que la habían despertado de un sueño, eso no lo imagino jamás.
Se recordó diciendo -¿y a mi que me importa que sea casado? Yo o quiero. Si, ya se que tiene chicos. Culpa mía no es.
Volvió al presente con una ráfaga de viento. Estaba inmóvil, con los ojos llenos de lágrimas, y a pesar de todos sus pronósticos sintió culpa. Sintió culpa por primera vez en su vida, por los chicos, por quererlo tanto, y entonces el la vio, en la vereda de enfrente, puso la cara que ponía cuando estaba incómodo, hizo un gesto con la cabeza para saludarla, pero no la miraba, tenía sus ojos en el suelo, como quien quiere salir de una situación. Ella no lo saludo, siguió inmóvil, un segundo después dio media vuelta y siguió caminando y sintió rabia, por ella, por quererlo tanto y apretó tanto los puños que se lastimo, y las lágrimas empezaron a caer.
Cuando llego a su casa gritó, luego lloró, hasta que le dolieron los ojos. Mirando su foto no entendió porque le dolía tanto. Ella ya sabía.
Pensó que tanto dolor era el castigo por andar con un tipo casado. Pero ella no creía en eso, no era tan moralista. Y se dio cuenta, en ese instante, que esa imagen tan perturbadora le había mostrado al hombre que amaba con los hijos que nunca serían de ella, al hombre que amaba que nunca sería de ella. Que siempre sería así, ella esperando en la otra vereda, queriéndolo tanto, mirándolo, viéndolo ser feliz.






EL CASTIGO DE POR VIDA. POR LISANDRO

- Carla, dejame de molestar, por favor. Basta. Le voy a decir a mamá. Tirá esa tijera, me vas a lastimar.
- ¡Callate estúpida!. Quedate tranquila, no te voy a hacer nada malo. Sólo te voy a cortar el pelo bien cortito. Como a un varón. Vas a quedar linda.
- No Carla, en serio. Después papá y mamá te van a castigar. Te van a pegar mucho. No te van a dejar mirar la tele. Vas a estar toda la semana encerrada. Y Además...
- No me castigaran, porque les voy a decir que vos misma te cortaste el pelo. Como lo hice yo hace un tiempo atrás. Ya hace 5 años que me vienen castigando.
- No te entiendo Carla.
- Cuando yo nací y hasta los 4 años, era la más linda de toda la familia. Tenia el pelo suave y hermoso. Pero el problema era los piojos y liendres que habitaban en mi cuero cabelludo.
No te imaginas lo horrible que era. Me vivía rascando la cabeza. Me ponían muchos productos y no tenía resultados. Parecía que los bichos se multiplicaban. El único remedio era cortarme el pelo. Pero nunca quise hacerlo. Y papá insistía. Hasta que un día, cansado el pobre de tanto renegar y decirme que me corte el pelo, me dio una paliza y me dijo muy enojado: - Vos no te queres cortar el pelo, no te lo cortes. Vas a convivir con tus animalitos el resto de tu vida. Pero que te quede claro algo. Por no hacerme caso y comportarte como una rebelde voy a planear el mejor castigo que se le puede dar a una hija. Quedate tranquila. Ya vas a pagar por la desobediencia.
- ¿Y cuál fue el castigo?
- Vos, vos fuiste el peor castigo para mí. Porque cuando naciste a mi no me dieron más importancia. Y como yo estaba creciendo y quería conquistar de vuelta el amor de papá, me corte el pelo yo solita para que el me felicite por la drástica decisión que yo había tomado. Y no fue así. Primero se rió, después me pegó y después me llevo del peluquero. Todo por qué. Porque siempre yo hacía las cosas mal. Quién lo entendía a papá. Encima tuvo mucha razón con el castigo. Que me hace doler hasta el día de hoy. Entonces como recién me acabo de enterar que vamos a tener un nuevo hermanito. La historia se va a repetir. No voy a ser yo, solamente la olvidada, ahora vos me vas a acompañar. El castigo para Carla estará acompañado por su hermana de ahora en más... ¿Empiezo por el flequillo?.





EL CASTIGO PARA CARLA. POR IVÁN

Stalin
Un año antes de terminar con Hitler, en Moscú ya sabían que ganarían la guerra, a los Comunistas solo les interesaba el honor, el reconocimiento y las condecoraciones.
Después de la segunda gran guerra, del lado comunista hubo una gran demanda de insignias, a diferencia de los americanos, en Rusia las preferían artesanales, bordadas en fina seda china, y lo mas prolijas posible. Eran de una excelencia nunca antes vista. No usaban maquinas para estas cosas, preferían emplear la mayor cantidad de gente posible a fin de lograr la mayor perfección.

Carla
Carla tenia 14 años y vivía en la Europa ocupada por Stalin, pero durante la guerra, la llevaron a los Urales a un taller oscuro, triste y frío donde trabajaba bordando condecoraciones para los grandes camaradas moscovitas. Ella era una niña alejada de su familia, su trabajo era el mismo pero su vida no.
Extrañaba a su madre pero más a su padre.

La China
El taller era dirigido por una china, que en su pasado trabajó en su país para fuerzas republicanas.
La China había traído de su taller a sus mejores empleados (si así se puede decir) y eran estas las mas importantes por debajo de ella, todos los demás blancos se dedicaban a labores mas hostiles y con menores pagos, cuando llego Carla en el ’45 ella debía trabajar en las mejores insignias, algo inaceptable para ella, la China sostenía que su gente era mejor que los blancos en casi todo y eso incluía el trabajo artesanal.

Ramiro
Ramiro era un español antifranquista y era el regente general del área, el supervisor de toda las actividades gubernamentales del área, un burócrata que renegó todos los días que lo hayan sacado de su calida oficina para mandarlo a ese hoyo apestoso. Todos los días renegó hasta que vio a Carla y se enamoro a primera vista. Casi la cuatriplicaba en edad, 14 y 54. Desde ese entonces hizo lo imposible para que no lo retiren de ahí.
No era mal tipo, pero ser un burócrata no es algo que se admire
Un día Ramiro entra al taller y la China estaba abofeteando con furia a Carla, por haber demorado mas de una hora en una insignia, fue corriendo y suspendió la golpiza. A lo que acoto:
-Esta prohibido golpear a empelados menores de edad, es mas, solo esta permitido golpear a los empleados que hacen de mala gana su trabajo.-
-Demorar una hora veinte un trabajo, estipulado en cincuenta y cinco minutos es trabajar de mala gana.
-La golpeas de nuevo y tú y tus chinas terminan paleando nieve afuera.-

Robert , Zilina y El nuevo Regente
Robert y Zilina eran los padres de Carla y habían sido trasladados a la misma ciudad a pedido de Ramiro, como favor para ganar la simpatía de ella, los tramites burocráticos demoraron un año, en el medio de ese lapso Ramiro fue mandado como espía a Sudamérica. Cuando ellos llegan los recibe el nuevo regente que tenía las órdenes de Ramiro de recibir, alojar y darle un buen sueldo a los padres de Carla por trabajar. También tenia órdenes de evitar que golpearan a Carla. Sus padres quedaron en el taller a disposición de la China., que ya los había mirado con mala cara.

El Castigo para Carla
Carla no podía ser castigada físicamente en ese taller, pero la China se las ingenio, y mando a Zilina a fregar el piso. Después empezó a azotar con una varilla gruesa de sauce a la madre de Carla, mientras gritaba: -Vas a terminar esas insignias antes del mediodía maldita niña preferida!.-Y la azotaba nuevamente diciendo: -¿Dónde esta Ramiro ahora?- Y seguía descargando su furia.
En un momento se detiene y dice:-Traigan al padre, creo que lo quiere más .-
Y así paso sus días pinchándose con la agujas sus dedos por el apuro de terminar todo rápido y evitar que sus padres fueran azotados, sin gritar, sin parar para ponerse alguna venda, por que una aguja no es lo mismo que un azote.

22 comentarios:

Carla dijo...

Lo único que puedo decir es que estoy orgullosa de todos mis compañeros. Noelia tu poema es HERMOSO!!! es maravilloso, el final me emociona muchisimo. Creo que fue unos de tus mejores trabajos.
Lichi, tu historia estuvo buena, me da lástima la nena que siente que los papás ya no la quieren y que su castigo fue quedar olvidada por un hermano. Muy linda.
Iván, siempre me sorprende lo que escribis, me gusta como de un cuento siempre haces varios capítulos, y también me gusta que mezcles la historia en tus relatos.
Te felicito.
Con respecto a Carla, no voy a decir nada, porque no me voy a dejar un mensaje a mi misma...

Anna. dijo...

Yo quisiera tener un castigo asi... uno de palabras bellas, un castigo donde los golpes no llegen con las piedras, donde los golpes sean una lluvia de Poemas.

Yo quisiera tener un castigo de silencios escritos, de miradas atónitas, un castigo de sueños que no duelan, una pasión, una vida sin tiempo donde la Dama Alejandra (Pizarnik) y el Caballero Julio (Cortazar) se sienten a mi lado, un castigo mudo de observarlos y perderme en sus palabras, en voces para siempre....

hermoso encuentro este taller, con personas como Tú Carla, con personas como las que conforman este taller de Sueños, estas pinceladas Kapasulinas llegan al corazon de la memoria, para recordar que somos libres y que tenemos las letras para tejer el mundo, un mundo ideal que solo existe y tiene forma cuando lo hacemos objetivo, cuando logramos encontrarnos con nosotros mismos.

Regresaré...

Un abrazo lleno de letras para ti, y para todos.

Anna Bahena.

el oso dijo...

Creo que a partir de ahora estaremos deseando que Carla meta la pata, si el castigo deviene en estos textos hermosos.
Felicitaciones.

Ah, pasen por mi blog, hay un regalito para uds.

El Hippie Viejo dijo...

Hola Carla, un gusto!

Me causó asombro el "castigo" que ha devenido para tí
de parte de tus amigos.
Me gustó el poema de Noelia
y las demás historias.
Sin dudas
hermosos trabajos!

Desde Buenos Aires
con mucho calor
te mando un abrazo y con él
los mejores deseos para tí!!!

Adal

MUCHAS GRACIAS!

Ares dijo...

Genial!...muy buen blog el tuyo tambien,o al menos lo que llegue a leer. Hasta ahora me gusto mucho "castigo" por Noelia.
GRacias por pasar por mi blog, yo minetras seguire leyendo el tuyo ;).

Anónimo dijo...

Hola amigos,¡que bien que la pasamos
ese día pergeñando un "Castigo para Carla"!(aunque les debo el mío )
Carla, Lichi e Iván, que buenos textos, tan distintos y ricos.Cuantas ramas de un mismo tronco...
Noe "Por que aunque no pueda ni soñar de noche, tengo el día entero..."
Nunca dejes de soñar, queridísima amiga________susana

Luciano Doti dijo...

Gracias por la visita a mi blog. Estuve leyendo un poco de éste, y me parecen buenas las colaboraciones. Saludos!

dIcSoCiablE dijo...

Les sere sincero envidio el grupo que se ha formado en este blog y que buenos escritores [por cierto la ultima frase del poema de Noelia es genial] se encuentran aquí, un saludo y siga adelante :]

Orion dijo...

Realmente son muy buenos.
Saludos!!!

Un cura dijo...

Realmente sorprendente. Entro sin apenas tiempo, pero volveré por el blog y lo leeré con profundidad. Un saludo.

mia dijo...

Carla

Vengo yo a comentar para ti

y no puedo menos que pedir

clemencia...

Castigarte no!

y,enhorabuena por el blog

besos Carla y a los compañeros

(le poema una delicia)

Pedro Aros Castro dijo...

Hola Carla, !que castigos! las emociones, nostalgias y los anhelos quedan excepto de castigos, nos llegan de improviso cuando menos lo esperamos.

se respira humor en tu espacio

un abrazo saludos

Nan dijo...

vengo a saludar a Carla que ayuna de todo castigo ha pasado por el blog y a dejado huella, experiencia interesante pasaré a leerlos un gusto

Sil dijo...

El castigo en no saber buscar la felicidad ?...

Este trabajo me ha dejado sin comentarios posibles.

Hacen una labor magistral.
Un saludo.

Sahel dijo...

"Que siempre sería así, ella esperando en la otra vereda, queriéndolo tanto, mirándolo, viéndolo ser feliz".

Esa parte me gusto sin duda alguna...pero creo al final uno termina aceptando los hechos... yo intento hacerlo.

Me gusto mucho tambien el castigo que escribio Noelia, de hecho he considerado llevar a cabo algunas lineas...quiza queme muchos dibujos de ayer....

Espero que estes bueno esten muy bien saludos a todos los q conforman este espacio.

Besos

Prof. Paula dijo...

Hola Carla!!
Muchas gracias por seguir mi blog!!! La verdad que me resulta muy útil ya que es un medio de comunicación entre mis alumnos, la materia y yo.
Los felicito a ustedes por el suyo, pude ver que ha crecido, es muy completo e interesante. Sigan así. A mi en lo particular me gusta mucho la literatura. Ahora estoy leyendo ¿tienes miedo a la oscuridad? de Sidney Sheldon y antes leí un policial de un autor Santafesino llamado Carlos María Gomez llamado Gerente de dos ciudades, estoy tratando de leer lo más que pueda en estas vacaciones ya que durante el año se me complica leer libros que nada tengan que ver con informática.
Saludos y mucha suerte para este año!!!!
Paula A. Ceballos

Nøë´§ dijo...

La verdad que es un placer leerlos... Que castigo tan placentero el que les tocó para dejar sus letras por acá... Me encantó todo lo que leí, pero en especial el poema de mi tocaya (Noelia) y el cuento de Carla, la verdad me llegaron al corazón y en un momento justo... Ojalá nunca pierdan las ganas de escribir y sigan haciéndolo porque es un verdadera emoción encontrar gente como ustedes... Un fuerte abrazo... Noelia II

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Buen castigo,
los amigos suelen ser así hermosos hasta para castigar.

Gracias`por visitarme niña castigada

saludos

La Hormiga dijo...

Carla, muy buen texto.
Gracias por seguir comentando en mi blog. Creo que la TV muestra parte de esta sociedad en decadencia.

Saludos

Mónica Angelino dijo...

Yo, aunque sin pedir permiso, voy a sumarme a la consigna y en breve te mando "mi castigo"

Un gran beso.

Mónica

Mónica Angelino dijo...

voy a dejar mi sentencia aquí:


No hay castigo peor
que esperar
esperar con miedo
de los golpes en la aldaba
de las sombras
los ruidos de pasos que finalmente se alejan
abrir el correo esperando un mail
el timbre del teléfono
condena e insultos
ese es tu castigo:

vivir esperando
un castigo que no llega.


Con cariño, Mónica

Harol dijo...

Hay buenos textos. Felicitaciones.