miércoles, 18 de mayo de 2011

Nos deseo Por Lisandro

Que se quemen las cartas viejas.
Que los silencios se dejen de escuchar.
Que paren de cantar
los versos alguna vez citados.
Que paren de llorar
los ojos ya lastimados.
Que deje de sangrar la garganta
porque es en tu himno de misericordia
que se ampollan con las suplicas.
porque es mi conciencia quien canta.
Que la memoria deje de repetir
una y otra vez las viejas historias.
y que las historias contadas
dejen de formar parte de la memoria.
Que el pecado cometido
sea perdonado por un ángel.
Y consagrados como mártires
el futuro sea bendecido.
Que si vivo, vivo en mi camino
conquistando mi destino.
Que si vives por tu lado
te deseo lo mismo.

No era nuestro empleo
compartir la vida juntos…
Lo siento. Te quise mucho.
Mi corazón te lo debo.

3 comentarios:

La Rosa Púrpura dijo...

Como dice la frase, donde hubo fuego, cenizas quedan...
Me agrado este poema tuyo, saludos
Rosa Púrpura

SIL dijo...

Los caminos separados no vedan la energía inquebrantable de un amor.

Un beso grande, LI.

SIL

Anónimo dijo...

Ojalá el final de la historia se revierta...