martes, 6 de abril de 2010

Un segundo y medio. Por Noelia.

Presurosa salió a su encuentro.
Abrumada por sus propios sentimientos y expectativas, con el corazón golpeándola en el pecho en posición de escape a cualquiera de las fuerzas naturales. Se podía sentir el aire húmedo y agitado saliendo de su dibujada boca de cerezas.

Sin interrupciones a su paso decidido, levantando el polvo del suelo con sus pies descalzos, acostumbrados a la rusticidad del aquel suelo que la sintió nacer.
Se plantó en seco al verlo bajar con el bolso en las manos, con el rostro cansado, los hombros caídos y una imperceptible gota recorriéndole la cara, disimuladamente borrada con la manga de un traje azul gastado.
El tiempo lo había cambiado, no se parecía en nada a aquel hombre que corría al alzarla en brazos para jugar con Miranda, cuando sus labios tenían una risa y un brillo propios, y ahora a penas esbozaba una triste sonrisa.
No alcanzó a pensar en los motivos del cambio irreversible que se avecinaba, pero supo desde aquel momento, que las cosas no volverían a ser como antes, que no volvería a ver reír a su padre.

23 comentarios:

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Precioso relato, Noelia. No esperaba que fuera el padre. En un momento sospeché que el narrador era un árbol (sí, ya sé, soy una delirante). Sabía que no podía ser un amor, hubiese sido predecible.
Ergo: Me soprendió el final, me gustó muchísimo.
Cariños!

joselop44 dijo...

Es un relato realmente bueno, que deja abierto un final sin duda triste.
Un abrazo

SIL dijo...

En ¨Macondo¨ comprendemos, que al lugar donde fuimos felices, no debemos tratar de volver...

El final es abierto y las intrigas
se multiplican!!
O hay parte II,
o intuyo algo muy trágico en el desenlace.

Breve e interesantísimo.

Abrazo que abarque a toda la tropa.

SIL

Duna dijo...

Muy bueno tu relato.

Yo espero que haya una segunda parte. Dice un refrán que segundas partes nunca fueron buenas, pero no es tu caso.

Un gusto leerte.
Un beso Noelia.

Carla dijo...

Te felicito Noelia, realmente te admiro, sos una grande!!!
Lo que escribiste es maravilloso, los detalles le dan un toque especial. Sos una gran escritora, Noe!

HUMO dijo...

me apasioné leyéndote!
me encantó de verdad, te felicito:)

Besos a vos y atodos!

=) HUMO

anapedraza dijo...

Tengo una media sonrisa y los ojos nublados, me ha emocionado, ¡de verdad!

MIGUEL

medianoche dijo...

Muy interesante tu relato, lleno de ternura y amor, te podría sugerir que lo continúes, tienes mucha fuerza y me parece que hay que sacarle más.

besos

Ivan Ignacio dijo...

Muy lindo Noe.
Linda combinación de palabras para expresar ideas.
Un relato que "desinfla" buena sondas, jeje.

saludos

Iván

MariluzGH dijo...

Bravo... un segundo y medio -a veces- es toda una vida

abrazos

Con tinta violeta dijo...

Espléndido Noelia: para mí, has sabido relatar la fuerza de un reencuentro en el que siempre se cuelan los recuerdos brillantes del pasado con la cruda realidad del presente...Tiene garra y es breve con lo que intuyo que el trabajo de síntesis ha sido grande.
Felicidades.

beker dijo...

Excelente Noelia, concentrando emociones en el camino de la vida, besos

white dijo...

Esa mirada final, esa certeza absoluta, esa grieta que nunca rellenará. Precioso.

Maria Susana dijo...

Noelia, me encantó éste relato, pero mas que nada me da gusto ver la madurez que vas adquiriendo en tu dorma de narrar.
Maravilloso Noe, te quiero un monton.

Anónimo dijo...

Que buen cuento!!!! Me pareció super atrapante y triste.Felicitaciones a Noelia.
Marcela de Pavón.

Mai Puvin dijo...

Sos grosa, Noe... Me pasó como a SIL... me llevó al "Macondo" que menciona Ana Belén...

Besazos chicos, son un placer y orgullo!

wílliam venegas dijo...

"Mundo, Demonio y Carne en Comunión, y yo"
Disfrute este texto en
http://lahuelladelojo.blogspot.com/
Deje su comentario en "Comentarios"

Alma Mateos Taborda dijo...

Matravilloso relato. Envidiable capacidad para un gran desarrollo en pocos renglones. Aplausos sostenidos! Un abrazo.

don vito dijo...

hola Carla, gracias por tus bellas palabras, eres un encanto, buen día, gracias, besos

AUGUSTO ZORRILLA dijo...

Entrañable relato corto, la sonrisa perdida por los caminos del dstino y el personaje en su amarga contemplación nos regalan un paisaje poético sentivo y nostágico. Me recuerda a un verso del peruano Abraham Valdelomar:

...y lo que el me dijera,aun en mi alma persiste,
mi padre era callado y mi madre era triste
y la alegria nadie me la supo enseñar...

FACEBOOK dijo...

Gustavo Quintana: muy bueno!! me encantó. es fuertón...pero hermoso. felicitaciones

Ligia Melo Martínez dijo...

Me encanta este cuento Noelia...se que comente antes pero parece que no se publico.
Te felicito...me gusta como escribes!

kikyoeinuyasha.blogspot.com dijo...

Hola, como estás? Tanbien gusto de escribir, tanto que hago lo curso de Letras, en la Unicid, en mi paí, lo Brasil e gracias por su visita.




Ps: Tambien sueño en ser escritora.