martes, 31 de agosto de 2010

Hasta que vuelva a llover. Por Noelia.

No sabemos bien de donde venimos, ni cuando vamos a dejar de existir; Pero si de algo estoy segura, es de querer estar a tu lado mientras recuerde qué fue vivir. Te amo Rami.

Hasta que vuelva a llover

voy a revivir los besos y las veces que nos amamos.

Cada te quiero y cada vez que estuvimos juntos tocando el cielo.

Todas las emociones que día a día me hacés sentir,

y cada latido acelerado gracias a tu presencia,

a una gota de mar,

a un llamado.

Tu voz.

Mi espera.

Hasta que vuelva a salir el sol

te voy a pensar.

Te voy a recordar

intacto tal cuál la última vez,

tal cuál la primera.

Sintiéndote cerca y acariciando el sueño,

bendito sueño que me lleve a vos

para poder acompañarte cuando sea necesario.

Hasta que vuelva la luna a brillar,

la voy a acariciar con la yema de los dedos,

animándola a hacerse ver,

a que reine en la noche,

como la vimos tantas veces

y fue testigo de momentos inolvidables.

Hasta que vuelva a despertar, te voy a anhelar…

Después te voy a amar más.

8 comentarios:

Carla dijo...

Simplemente maravilloso. Es muy romántico y a la vez tan dulce Noe...
Precioso!

SIL dijo...

Envidio NO sanamente la explosión de dulzura, pasión y entrega que emana de este volcán de versos.

Precioso !! Noe.

BESO GRANDE

SIL

Lasosita dijo...

Los sentimientos compartidos, son buenos poemas.

Igual que éste, tan lleno de tí, Noelia.

Saludos!!

Con tinta violeta dijo...

Muy romántico y personal. Que bueno poder evocar un amor como ese.
Felicidades!
Abrazos!!

Narci dijo...

La evocación de los recuerdos gratos aporta tanta felicidad o más que los momentos en que los vivimos. Suerte poder hacerlo (evocarlos) con tan bello poema.

Saludos

FALSARIO dijo...

joer precioso me ha enctadol

Pablo Iván Ríos dijo...

Enorme, Noelia!
me encantó...!

MariluzGH dijo...

Hasta que vuelva a llover estaría leyendo y desgranando cada uno de tus versos, Noelia. Hermosa lección de Amor, sólo deseo seas correspondida en igual medida :)

abrazos