viernes, 3 de septiembre de 2010

EL VIUDO SOLITARIO, por SIL


Eleuterio Paz era un hombre común, conocido en su barrio con el mote de ¨el viudo solitario¨.


Se ganaba la vida dando clases de Medicina Forense en la Universidad Pública. Era un tipo tan metódico como previsible y sus días transcurrían mansamente.

De lunes a viernes salía muy temprano a la mañana y volvía al caer el sol. Los martes (exclusivamente los martes), antes de comenzar el horario de clases, dejaba una bolsa conteniendo un juego de sábanas de seda amarilla y una toalla de hilado muy suave color coral intenso en la lavandería de la calle General Roca al 1200. Al terminar la jornada laboral, casi rayando el atardecer, retiraba el bolsón con la ropa lavada y perfumada, compraba 15 rosas amarillas en una florería que le quedaba de paso y buscaba su vianda en el restaurante de siempre. Entraba a su casa, iba al dormitorio, tendía prolijamente la cama de 2 plazas, ponía agua en un jarrón, acomodaba las rosas en la mesita de luz del lado izquierdo y guardaba la toalla en el cajón de la mesita de luz del lado derecho. Culminada esta faena, cerraba la puerta de su dormitorio.
Hacía más de 10 años que repetía sistemáticamente estos quehaceres y, una vez terminadas sus rutinarias tareas, cenaba frugalmente con la mirada clavada en el aparato de televisión. Las luces y los ruidos de la casa desaparecían exactamente a las 21,30.-

El fantasma de su esposa lo visitaba desde hacía 15 años todos los miércoles de 22 a 24. Se colaba por la ventana o por la cerradura del dormitorio, se mezclaba silenciosamente entre las frías sábanas de seda de tonos amarillos (su color favorito) tumbándose con etéreo movimiento en el lado izquierdo de la cama. Nunca faltaba en la mesita de luz de la siniestra, junto al retrato de la difunta, un ramo de flores amarillas que ella contemplaba con adoración mientras sonreía dulcemente. Eleuterio Paz había renunciado a yacer con otra mujer desde que había quedado viudo, y disfrutaba de esa singular relación post mórtem que el destino le había deparado.
Ella conservaba sus delicados rasgos y siempre acudía desnuda, perpetuando el aspecto de aquél día que muriera a la edad de 42 años sobre la camilla del quirófano en el hospital local, por causa de una peritonitis aguda. Él suponía que no había envejecido mucho desde aquel acontecimiento, pero el tema no le causaba demasiada preocupación, dado que ese detalle no afectaba las maravillosas veladas nocturnas que compartía con su esposa.

Pero (Nobleza me obligaba a plantear algún ¨pero¨), como todos sabemos, no existen las relaciones perfectas...

Por un equívoco, se presume involuntario, el fantasma de su hermosa vecina (muerta accidentalmente 17 años atrás debajo de la ducha- desnuda y mojada- en su cumpleaños número 21, por causa de una descarga eléctrica provocada en una falla del sistema de seguridad del edificio), ingresó por la ventana de la habitación de Eleuterio Paz la noche del miércoles (¡creyendo que era jueves!) justo en el mismo momento en que el fantasma de su esposa se colaba por la cerradura de la puerta.

Después de contemplar el indignante cuadro e ignorar las explicaciones que trataban de articular su infiel marido y el fantasma de su hermosa vecina -cuya pálida desnudez estaba cubierta por su larga cabellera mojada y una toalla de suave hilado color coral intenso- (su color favorito), la ultrajada cónyuge arrojó contra de un espejo -que no la reflejaba- el vidrio que sostenía su retrato- símbolo de unión y armonía eternas de su matrimonio-, haciendo añicos el vínculo sagrado y partiendo para nunca más regresar a los placeres del lecho conyugal.

A pesar de tanto griterío y cristales rotos, Eleuterio Paz no tardó mucho en reponerse de aquel desagradable episodio. Para éso, tomó algunas medidas resolutivas: barrió el piso de mármol de su habitación, se deshizo de todas las esquirlas, archivó el portarretrato de su esposa, no volvió a pasar por la florería, regaló las viejas sábanas de seda amarilla y las reemplazó por un flamante juego de sábanas de seda color coral intenso.

Desde entonces, repite cada martes la doble visita a la lavandería en los habituales horarios, concurre al cine todos los miércoles de 22 a 24 y luego regresa a su casa para echarse a dormir plácidamente.

El fantasma de su hermosa vecina lo sigue visitando (cumpliendo rigurosamente la rutina de los últimos 17 años) todos los jueves de 22 a 24, y muy excepcionalmente algún que otro miércoles, si el cine no ofrece una película demasiado interesante…



FIN

____________________

SIL

43 comentarios:

Carla dijo...

Es una verdadera genialidad!!!! Tiene un humor muy bueno... Sos muy buena escribiendo prosa Sil, nose porque la tenías tan alejada de tu pluma.
La verdad, un cuento de aquellos!

Carla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ruminant dijo...

Pero! jamás se me hubiera ocurrido la existencia de infidelidad post mortem, Sil excelente texto, me encantó, pero le está haciendo mal leer tanto a Neto!
Un beso!

SIL dijo...

jajajajaja, capazmente, diría mi abuela...

Epístola Gutierrez dijo...

Excelente relato, muy bien creado el clima. Fuera de eso, morí de risa!!
Saludos.

C.D. Mirache dijo...

Una sola palabra puedo decir y la voy a decir en mayuscula... GENIAL

Miguel Ángel Bruno dijo...

Coincido con Carla, me encanta tu prosa.
¿A quién visitará Eleuterio cuando expire? Yo que vos averiguaría cual es su color preferido ;-)
Besitos mañaneros

Mai Puvin dijo...

Es una genialidad!!!... Ahora, me quedó claro que de los cuernos... Ni la muerte nos libra! ¿Qué cosas!

Abrazos REINA, una aprende leyéndote!

Lenny

Con tinta violeta dijo...

Divertidísima historia, SIL, ja,ja. Aunque creo que el viudo podría haber llegado a un jusa arreglo con las dos...¿o no?
Genial!!!!
Abrazos!!!

caminante dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
caminante dijo...

Lo he repetido tantas veces, que este comentario empieza a ser superfluo:
¡GENIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAL!.
¿Dejarás de sorprenderme algún día?

Un beso enorme empapado de mi admiración infinita.

PS: Un abrazo a todos los Kapasulinos

Pedro Aros Castro dijo...

Ahora comprendo por que algunos viudos(as) pasean con una sonrisa por las mañanas, excelente relato
felicitaciones sil
un abrazo grande
cariños

Pedro Aros Castro dijo...

e suscribo a seguimiento de comentarios

José Del Moral De la Vega dijo...

¡Que imaginación! Me gustó, Sil.
Un abrazo

SIL dijo...

Carliss

La idea original no era que tuviera humor sino jugar con los números.
Me salió el disparo errado, jajaja.
_______________


No culpemos a Neto de todo...

Ojito al piojito, Sergio.
Si te ponés a sumar y restar, el tipo dejaba entrar al fantasma de la vecina ya antes de que su esposa pasara a mejor mundo.
Capaz que a la vecina también...?
Me gustó la frase Infidelidad Post Mortem :)
Un beso (y muchas gracias, caballero)

______________________


Epístola Gutierrez


Morir de risa es super atinado en este tipo de cuentos :)
Gracias, besos
_______________________


C.D. Mirache

GRACIAS MILES, entonces.
Beso.
________________________


Miguel Ángel


A la empleada de la lavandería, todos los martes, fuera de horario de trabajo ...
Su no-color favorito es el blanco jajajajaja
Un beso enorme
__________________

Mai

Ni la muerte, che...
:)
Abrazote

___________________

Paloma

Lo intentó, pero la esposa no entró en razones :D
Abrazo DAMA DEL NORTE
____________________

Juanjo

Espero que no. Intentaré que no.
Beso grande

_____________________

Pedro


En mi pueblo hay varias viudas... ahora que me hacés reflexionar al respecto...
;)

_____________________

José Del Moral De la Vega

A raudales !!
Gracias, un abrazo

Rosa María dijo...

Querida Sil: Me encantó. La verdad que me ha tenido sin pestañear. Conclusión: Que se debemos de dormir con más sábanas de colores y no quedar anclado en las amarillas.
Un abraciño.

reina dijo...

Eleuterio Paz no tenía paz... ya preparaba los martes su cita de los miércoles y de los jueves, no dejaba nada librado al azar...!!
Pero las mujeres somos imprevisibles... y a las jóvenes no les gusta mucho la rutina... era de esperar que pasara lo que pasó... :(

Ahora, digo yo, hasta después de muerta te cuernean...?
No hay derecho...!!!

Muy buena historia... debería escribir más prosa doña Sil, lo hace muuuuuy bien....!!!
Un beso enorme...!!!

Ángelpoético.com dijo...

Angelpoetico.com te invita a publicar tus escritos en su espacio de poemas, reflexiones, aforismos y relatos.

No dudes en escribirnos. Una vez aprobad@, podrás publicar y ser leíd@ por nuestro creciente número de seguidores.

Te esperamos.

Saludos cordiales.

Narci dijo...

Historia divertida además de morbosa, Sil, y además maravillosamente escrita.

Te felicito.
Besos
Narci

Verbo... dijo...

Un viudo (romántico) que aún hacía el amor con su ex mujer.

Se puede...

Delirios de Muñekita CaT dijo...

ola!! tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs.

Y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos blogs con mas visitas.

Espero tu Respuesta a munekitacat19@hotmail.com

Un cordial saludo

Catherine Mejia

Norma Ruiz dijo...

Sil:
interesante relato.
me dio escalofrios,¿me pregunto, pobre la esposa post-morten, tener que soportar su infedelidad?-
yo que ella lo mato.
besos enormes y para los kapa

Bardo dijo...

Un buen purgatorio para él, su mujer difunta y amante electrocutada.
Un saludo.

victor Rocco dijo...

he regresado a casa..tierra de letras sur.

Angy dijo...

tu blog es divino.¿afiliemos, te sigo y me sigues? mi blog es en ingles pero ay traductor en el pagina. avisame y deja el link de tu blog para encontrarte-
http://checktheseblueskiesout.blogspot.com

azpeitia dijo...

Sil eres tremendamente genial...no quiero usar más adjetivos,`porque este es el que creo adecuado a tu obra y persona...un abrazo muy grande de azpeitia

mariarosa dijo...

Muy buena historia!!!!

felicitaciones por lo bien escrita y lo original de su trama. Me encantó.

mariarosa

SIL dijo...

Les agradezco profundamente a todos LOS QUE LEYERON EL TEXTO y me dejaron aquí sus comentarios tan generosos.

Un beso muy grande.

Felipe R. Avila dijo...

Recién llego y ¡excelente,Sil!
Lindo color el Coral para esas noches del viudo alegre...porque estaba alegre y feliz ¿o lo hacia por rutina?
Un beso y felicitaciones.
F.

SIL dijo...

Estaba alegre y feliz...

Isabel Estercita Lew dijo...

Lapi!!! Doble sorpresa, es la primera vez que leo un cuento tuyo, y muy buen relato che. Parece que el hombre tenía debilidad por las gosht´s

besos genia!

Estercita

SIL dijo...

Todos tenemos debilidad por algo... verdad?
Gracias, Estercita!!
Te extrañaba !

Abrazo

Fernando dijo...

Una historiab atrayente, original, llena de fantasía y creatividad. Me ha gustado, caramba. Un saludo cordial.

SIL dijo...

FERNANDO

Celebro que así haya sido.
Gracias por leer y comentar.
Un abrazo.

anabel dijo...

Llego un poco tarde y lamento tener que repetir lo dicho por aquí arriba, y repetirme lo que te he dicho tantas veces, de corazón, ERES GENIAL.

Me ha encantado el sentido del hmor que se adivina en tus versos y en tu prosa.

Un abrazo y buen fin de semana.

Pd. me gustaría saber el secreto para tener tiempo de escribir tanto, tan trabajado y tan bien....

SIL dijo...

Anabel

El secreto es que estoy loca de atar.
El tiempo es robado al sueño, robado al almuerzo, robado a la cena, robado al trabajo, robado, robado y robado.

Gracias por llegar hasta acá, Poetisa de Cristal.
Un abrazo gigante.

Pablo Iván Ríos dijo...

Excelenteeee, Sil! Te pasaste!!!

SIL dijo...

Graciaaaaaaaas, Pablo...
:)

HUMO dijo...

Sil: sos una cuentista extraordinaria, me fascinó!!!
Te felicito y realmente te admiro.
No me cabe duda que irás por la novela :)

Te quiero!

=) HUMO

SIL dijo...

IDEM !!
Fer de mi corazón...

Voy por el cuento. :)

Prefiero la escalera al ascensor.

ABRAZO GIGANTE- (gracias)

MariluzGH dijo...

jajajajaja... tan listo el viudo, je... ¿pero por qué los primeros 5 años no recibió visitas de su difunta?

genial relato, Sil

abrazos

SIL dijo...

Era listo el viudo, coincido...

Hacía 17 años recibía al fantasma de su hermosa vecina.
Hacía 15 que también recibía al fantasma de su esposa...

Después del lío, se resignó rápidamente a resignar el encuentro conyugal.

Beso y gracias.

Gamar dijo...

Buceaba por el blog buscando prosa, porque la poesía no me gusta y me alegro haber llegado hasta este cuento.
Muy bueno.
Beso