miércoles, 6 de agosto de 2008

Delirium Tremen

Sssshhh…

No digas nada…

Todo se dijo de madrugada.

Todo se supo, todo se sabe.

Hay una quieta calma en el aire.

El Rey conoce la realidad.

El Rey se entrega de madrugada.

(Cantan las hadas)

La luna espía entre las sábanas.

Sssshhh…

Dame éste día, será la vida.

Que se avergüencen los que no entienden.

(Los que no creen)

Los que no escuchan duendes y ángeles.

(Los que no ven)

Los que no cantan cantos juglares.

(Los que no son)

Los que se quedan en la cornisa,

Tú sigue al duende muerto de risa.

Sssshhh

Sea el silencio y tu sonrisa.

Tus ojos verdes, hablan del alma.

Tus manos mías.

(Mías y nadie)

Que el Rey se entregue.

Que el cielo estalle, la luna es bella.

Descansa el Rey, cantan las hadas…

Callan las aves.

1 comentario:

Sil dijo...

Tiene una impronta de sueño y pesadilla, me trasladás a imágenes de historias de Tolkien...
Muy bueno !!!
Tu delirio y tu poema.
Un beso.