viernes, 8 de agosto de 2008

Eres tu en el sueño de los ojos.

Eres tú en el sueño de los ojos
en la mirada eterna, callada
hasta que se desvanece en el pensamiento perdido.
Pero no es tiempo de volver
Ni es la hora ni el viento.
Mi cuerpo me pesa
Inmóvil mi fuerza.
Y no te veo,
Y no estás,
Y jamás sabrás que te esperé
Y es el simple placer
Y el pobre misterio de no ser visto,

que inunda mis lágrimas
que aferrándose a los ojos suavemente
van cayendo desgarradas, sin fuerzas.
En mi rostro
en el borde de los labios
una frase que se desarma
un pensamiento que abrigué
un sueño que dibujé
cayendo en la profunda grieta de la soledad
-¡sé silencioso en esa soledad!
Que no es tristeza de aislamiento,
Obliga al corazón que desobedece los caminos
a la sombra callada
que ataque al dolor con sangre agotada
aunque los cuchillos sean signos
y las balas lágrimas.


3 comentarios:

Carla dijo...

increible... que mas puedo decir, hermoso.

Li dijo...

Muy bueno... Todos tus trabajos son exelentes, pero este es uno de mis favoritos... segui así...

Sil dijo...

...que ataque al dolor con sangre agotada, aunque los cuchillos sean signos, y las balas lágrimas...

Si venía entusiasmada, el cierre me mató. (será una bala o un cuchillo)

Con la fuerza del mar bravío, pariste estos versos.
Mucho potencial aquí eh!!!!
Un beso.